Seguridad Ciudadana

Veinticinco personas conforman el Servicio de Salvamento de las playas

  • Hay tres puestos de socorro que cuentan con desfibrilador semiautomático, tensiómetro, medidor de glucosa, pulsioxímetro y equipo de oxigenoterapia

  • También se cuenta con una embarcación de rescate y una moto acuática, y cada puesto de vigilancia dispone de un torno de rescate

  • La temporada alta comenzó el pasado 5 de junio y se prolongará hasta el 31 de agosto


El pasado 18 de mayo comenzó el Servicio de Salvamento y Socorrismo, dependiente de la Consejería de Seguridad Ciudadana y que dirige el departamento de Protección Civil. Este servicio fue adjudicado en el año 2016 a la empresa Carmelo Martínez Lázaro por un periodo de dos años, prorrogables por otros dos, siendo este el primer ejercicio de la cita prórroga. El importe de adjudicación se acerca a los 285.000 euros anuales.

El servicio abarca las plazas de la zona sur de Melilla (Hípica, Hipódromo, Cárabos y San Lorenzo), así como las playas de la zona norte (Galápagos, Horcas 1 y 2 y Aguadú). E incluye además una embarcación de rescate y una moto acuática que vigilan desde el mar.

La temporada alta comenzó el pasado 5 de junio y se prolongará hasta el próximo 31 de agosto. Durante este periodo, el servicio estará cubierto a diario por un total de 25 personas (1 supervisor, 2 patrones de embarcaciones, 3 DUES y 19 socorristas). Son cinco personas más que en el contrato anterior.

Gracias a ello todas las playas están cubiertas diariamente por al menos 2 socorristas, y se cuenta con puestos de socorro en Antares e Hípica, y otro en Horcas Coloradas que da cobertura a las playas de la zona norte.

Los tres puestos de socorro están dotados con una camilla articulada, lámpara de aumentos y los materiales de cura convencionales. Y a todo ello se suma el siguiente material sanitario: con desfibrilador semiautomático, tensiómetro, medidor de glucosa, pulsioxímetro y equipo de oxigenoterapia

En cuanto al equipamiento de las playas, cada puesto de vigilancia cuenta con prismáticos, juego de aletas, botiquín de primeros auxilios, así como con un torno de rescate que facilita las labores en los días de fuerte levante, ayudando al arrastre del posible ahogado, así como del socorrista que acuda al rescate, desde el punto del incidente hasta la orilla.

Desde la temporada pasada el servicio también se presta durante los días de Semana Santa, siendo esta otra de las mejoras presenta por la empresa adjudicataria. Este año, por ejemplo, se prolongó del 24 de marzo al 1 de abril con un supervisor, un DUE, un patrón de embarcación y cinco socorristas.

Este año, aunque la temporada alta acaba el 31 de agosto, el servicio se mantendrá hasta el 18 de septiembre.