Medio Ambiente

Al cuarto módulo se sumará una segunda línea eléctrica para la desaladora

  • Las obras de ampliación se adjudicarán junto a la gestión, que concluye el 6 de junio de 2019

  • Cuando esté en funcionamiento el cuarto módulo “casi todo el agua de Melilla será mineral”

  • La segunda línea eléctrica evitará cortes en el suministro en caso de avería y la inversión será de 1,7 millones


La ampliación de la desalinizadora está más cerca. El pasado miércoles Juan José Imbroda y Manuel Ángel Quevedo abordaron el proyecto con Isabel García Tejerina. La ministra de Medio Ambiente les detalló que ahora mismo se está a expensas de la tramitación ambiental, puesto que se han modificado algunos aspectos del diseño original para no afectar a la patella ferruginea. Una vez resuelto este escollo, se licitirán las obras del cuarto módulo y se hará de manera conjunta con la gestión, que concluye el 6 de junio de 2019.

La inversión total será de 17,6 millones de euros y el cuarto módulo permitirá aumentar la producción de 20.000 a 30.000 metros cúbicos diarios. No habrá escasez de agua y está será de máxima calidad.

La Ciudad Autónoma, para acabar de raíz con todos los problemas que se puedan ocasionar, también ha pedido una segunda línea eléctrica. Con ella, en caso de avería, no habría que parar el funcionamiento de la desalinizadora. La inversión será de 1,7 millones de euros.