Cultura y Festejos

La primera mesa de la Semana de Cine revela los inicios de jóvenes actores

  • Arturo Valls, María León, Bárbara Santa Cruz, Maggie Civantos y Santiago Alverú contaron cómo se iniciaron en este mundo

  • Compartieron anécdotas y curiosidades, al tiempo que defendían el compañerismo existente dentro de la profesión


La sala de ensayos del Kursaal ha acogido la primera de las mesas redondas con motivo de la IX Semana de Cine ‘Ciudad de Melilla’. La misma fue protagonizada por Arturo Valls, María León, Bárbara Santa Cruz, Maggie Civantos y Santiago Alverú, quienes dieron a conocer cómo fueron sus inicios en el mundo del séptimo arte.

La primera en intervenir fue Bárbara Santa Cruz, quien señalaba que desde pequeña veía cómo se disfrazaba la gente cuando su madre, que era modelo, iba a distintos rodajes. Fue durante sus estudios de Comunicación Audiovisual cuando se apuntó a un casting para la Escuela de Cine de Madrid, donde la cogieron y obtuvo su primer papel, a partir de ahí no cambió de profesión.

Por su parte, María León reconoció que fue gracias a su hermano Paco León por quien dio el salto a la interpretación. Y es que, señalaba que en un principio se quería dedicar a la danza pero finalmente los consejos dados por Paco le hicieron redirigir su carrera. Aprovechó para comentar algunas anécdotas para poder conseguir un papel, lo que le llevó a fingir un cólico nefrítico y defendió el compañerismo que existe entre los compañeros de profesión.

 

Todos los actores defendieron el compañerismo existente en esta profesión

Maggie Civantos también dio a conocer su primera experiencia con el mundo de la interpretación. Explicaba que desde el colegio le empezó a gustar el teatro pero que debido a su timidez no se atrevió a dar el paso.

El caso es que, según indicó, una maestra le dijo que “las personas más introvertidas son las más extrovertidas sobre el escenario’,  un comentario que le animó a seguir adelante.

Santiago Alverú señalaba que su papel en el mundo del cine surgió gracias a los vídeos que compartía durante su carrera de audiovisuales.

Y en el caso de Arturo Valls fue su curiosidad lo que le impulsó a meterse en este mundo, y que en el momento de sentir la intimidad en una sala de cine sabía que quería formar parte de la interpretación y la producción. Del mismo modo, aseguraba que a pesar de haber hecho películas, aún le cuesta encasillarse como un actor, algo que también comparte Santiago Alverú.