Ciudad y Consejos de gobierno

Llega la tramitación electrónica, una Administración más ágil y segura

  • Los procedimientos de la Ciudad Autónoma, en cumplimiento con la Ley 39/2015 y la Ley 40/2015, pasan a ser íntegramente electrónicos y el papel desaparece

  • La Dirección General de la Sociedad de la Información ha impartido formación a más de 700 empleados públicos para que a partir de la próxima semana entre en vigor este nuevo tipo de gestión


En los próximos meses la Administración va a experimentar un cambio brutal. El papel va a desaparecer y toda la documentación que gestiona la Ciudad Autónoma se va a tramitar de manera electrónica. Así va a ser en Melilla y en el resto del país para cumplir con la Ley 39/2015, del procedimiento administrativo común de las administraciones públicas, y la Ley 40/2015, de régimen jurídico del sector público. Con ello se persigue lograr más agilidad y seguridad en la relación ciudadano-ente público.

El proceso, evidentemente, no está siendo fácil y para ello la Dirección General de la Sociedad de la Información, área dependiente de la Consejería de Presidencia y Salud Pública, está impartiendo la formación correspondiente a los empleados públicos. Más de setecientas personas de la Administración local están aprendiendo, o han aprendido ya, a utilizar la Plataforma de Tramitación Simplificada del Expediente.

Con esto se dice adiós a la firma analógica y al sello tradicional. La Ciudad Autónoma cuenta con unos 80 puntos de registro, lugares en los que a partir de ahora se va a escanear y digitalizar el documento, es allí donde se va a iniciar el expediente en formato digital. Y, por consiguiente, el resto de los trámites también serán electrónicos. El martes próximo toda la Ciudad Autónoma trabajará así, adelantando los plazos previstos inicialmente.

La relación Administración-contribuyente será más ágil y segura, los plazos también serán más controlables"

¿Cómo lo apreciará el ciudadano? El objetivo de este procedimiento es que la relación Administración-contribuyente sea más ágil y segura, los plazos también serán más controlables y, por tanto, todo funcionará mejor y el acceso a la información será más asequible.

Los empleados públicos, una vez recibida esta formación inicial, tendrán un apoyo de campo en las primeras semanas de la tramitación electrónica. Los primeros cambios se apreciarán a nivel interno y se prevé que tras el verano el funcionamiento sea fluido.

La Administración deja atrás el papel y entra de lleno en la era digital.