Hacienda

El presupuesto de la Ciudad Autónoma para 2016 asciende a 243,6 millones de euros

  • El presupuesto sin sociedades y entidades municipales se fija en 237,3 millones de euros, 1,3 millones menos que en 2015 por el cambio de consignación de las políticas activas de empleo

  • La Administración local contempla una bajada impositiva por la rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles que se cifra en 2.150.000 euros

  • El ejercicio concluirá con una deuda bancaria de 79,4 millones de euros, 19 millones menos que a 31 de diciembre de 2011


El próximo lunes se llevará a cabo la primera comisión de presupuestos de la Ciudad Autónoma de Melilla para 2016, con la intención de celebrar antes de que concluya este mes de enero un pleno para su aprobación inicial. Con estas fechas, hoy el consejero de Hacienda ha detallado los principales aspectos de la previsión de gastos e ingresos de la Administración local.

El dato más relevante es que el presupuesto consolidado, el que incluye sociedades y entidades municipales, será de 243,6 millones de euros (243.638.154); mientras que el presupuesto sin estos órganos externos se fija en 237,3 millones de euros (237.323.138).

En este presupuesto no consolidado de 237,3 millones de euros se aprecia una bajada de 1,3 millones en comparación con el ejercicio 2015. El presupuesto en sí no desciende, como explica Daniel Conesa. La variación se debe al cambio en la consignación de las políticas activas de empleo. En 2015 se planteó un total de 5 millones de euros procedentes del Estado y finalmente fueron 12 millones. En 2016 se fijan casi 2,4 millones, ya contemplados en los Presupuestos Generales del Estado, pero la previsión es rondar de nuevo los 12 millones.

El Capítulo 1 de Gastos de Personal este año crecerá en 400.000 euros a causa del incremento del 1 por ciento en los salarios, de las nuevas ofertas de empleo público y a la consignación del 50 por ciento de la paga extra pendiente de 2012, que se abonará en la nómina de enero.

A la hora de analizar las cuentas para el presente año, el consejero también apunta una bajada impositiva por la rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles que se cifra en 2.150.000 euros. El año pasado se bajó el tipo de 1 al 0,8 por ciento y este año se realizará una revisión catastral a la baja, tras la petición realizada a la Agencia Tributaria.

La Ciudad Autónoma, en su diseño financiero, prevé finalizar el año con 79,4 millones de euros de deudas con los bancos, de manera que se amortizarán más de 13 millones. Esto será posible a pesar de que el año se arranca con una deuda bancaria de 81 millones y se han solicitado préstamos por valor de 10,4 millones.

A final de 2016, cuando se alcancen los 79,4 millones de euros, se habrá rebajado la deuda en 19 millones en comparación al 31 de diciembre de 2011.

La carga financiera en este 2016 será menor que el año pasado, pasando del 8,27 por ciento al 8,02 por ciento.