Canal Paseos visuales

El Parque Lobera

  • Construido en 1927 y situado entre los barrios del Carmen y Ataque Seco, es un oasis en el centro urbano


Melilla es una ciudad repleta de zonas verdes, como el Parque Hernández o la Granja Agrícola, pero también posee otros “pulmones” inmersos en pleno centro urbano, quizá menos transitados, pero tan bellos como los señalados. Nos referimos al Parque Lobera, construido en 1927 y situado entre los barrios del Carmen y Ataque Seco.

Sus jardines, arboledas, monumentos, estanques, bancos,… rinden tributo a Cándido Lobera Girela, insigne personaje melillense. Militar, periodista, política y escritor que nació en 1871 y cuya vida se prolongó hasta 1932. En su currículum figura el haber sido el primer presidente no militar de la Junta Municipal, desde 1928 hasta la constitución del Ayuntamiento republicano en 1931.

La construcción de este parque la ideó el Junta de Arbitrios para cambiar la imagen de esta zona de la ciudad, que hasta 1927 era el pedregal de Ataque Seco. Inicialmente, eso sí, su nombre era otro, se le denominó “Conde de Jordana”, en recuerdo al que fuera comandante general de Melilla de 1913 a 1915. Sin embargo, rápido pasó a llamarse Parque Lobera en honor al impulsor de la obra.

El parque cuenta con dos hectáreas de superficie en pendiente, enclavadas entre el Auditórium Carvajal, construido a mediados de los sesenta, y el Parador Nacional de Turismo, que se edificó en los setenta.

La imagen actual viene de la remodelación que experimentó en 1978, con esculturas del artista melillense Rafael Picazo. Con el paso del tiempo se han realizado mejoras obligadas por el desgaste del tiempo, pero conserva intacta su esencia: jaulas de pájaros autóctonos, el templete de música, los puentes y cascadas,…