Canal Turismo

Fuerte Victoria Grande

  • Desde este edificio del siglo XVIII, "El Caminante" proyectó las dimensiones de la localidad


El Fuerte de Victoria Grande, levantado en el primer tercio del siglo XVIII, es uno de los recintos amurallados más emblemáticos de la historia militar de Melilla. En este espacio se desarrollaron parte de las batallas más importantes de la trayectoria de la localidad, como fue el asedio de 1774.

Por otro lado, desde estos muros, el cañón “El Caminante” disparó los proyectiles que servirían para delimitar el territorio de la ciudad. Posteriormente, el fuerte sería utilizado como prisión hasta pasada la Guerra Civil; entre los reclusos destacaría Carlota O´neill y el delegado Jaime Fernández Gil. Tras este periodo, el recinto quedaría en el abandono.

No sería hasta el pasado 30 de marzo de 2015 cuando el presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, volvería a abrir las puertas de este lugar. Con un presupuesto de 1,2 millones de euros, los operarios, guiados por los historiadores Antonio Bravo y Juan Bellver devolvieron el antiguo esplendor a esta fortificación. De esta manera, el visitante puede pasear entre la celosía artesanal de piedra e imaginar los sucesos que acaecieron entre dichas paredes.